viernes, 24 de octubre de 2014

Entrevista a Daniel Rojas Pachas en torno a Random (Narrativa Punto Aparte 2014)


1) Tu reciente novela Random en su primer fragmento señala “Hacer de cada puerta atravesada un mal recuerdo y buscar sentido a la derrota creyendo que la vida puede ser tan sencilla como un videojuego…” La mayoría de críticas positivas que ha tenido el texto, se centran en los tracks, en la literatura del mal y el reflejo del mundillo literario y el oficio del escritor frente al fracaso, por qué crees se ha pasado por alto el tema de los videojuegos que es transversal al texto, especialmente los juegos de rol. Y en la misma medida, cuán importante es para tu narrativa el videogame.
Bueno, creo que cada crítico se aproxima a la obra desde los recursos que tiene o como uno mismo lo hace al leer, desde las preferencias y fijaciones que hemos ido adquiriendo producto de nuestra educación sentimental, en mi caso los videojuegos así como los comics y las figuras son parte esencial de mi biblioteca y discurso. Muchos considerarán eso una aberración, porque alta cultura, los libros, no pueden mezclarse con elementos tan mundanos y superficiales como un juego de nes o playstation, creo que hasta hace unas décadas lo mismo podría decirse de las películas.Negar la evolución de ciertas artes e industrias es ser reduccionista, claro también hay un tema generacional, o sea desde que nací hubo una consola en mi casa, desde la Commodore pasando por Atari, Nes, N64 hasta una Xbox hoy, del mismo modo siempre hubo toneladas de comics que mi hermano compraba y sigue comprando, discos compactos con mucha música, hoy transformados en una pila de memorias externas llenas de discografías y videos.Mis hermanos mayores incluso tuvieron en un momento un videoclub de VHS cuando eran adolescentes y yo tenía nueve, por tanto no se trata de ser alienado sino de hacerte cargo de lo que te tocó vivir y he hecho eso en mi obra siempre, incluso cuando tradujeron Carne al inglés el traductor me decía que sus colegas norteamericanos se sorprendían de las oscuras referencias a la cultura pop gringa, bueno, es algo que está en mi ADN y que se mezcla con mi mirada continental e incluso mi compromiso de vivir en una zona tripartita en la cual confluyen Chile, Perú y Bolivia, por tanto mi gusto por parte de la cultura norteamericana, sea Faulkner o Jack Kirby, no significa que sea fan de Obama o compre comida en Mcdonalds, es sólo que he aprendido tanto al leer En la Colonia Penitenciaria cuando tenía 10 como cuando al tener 13 juegue por primera vez Metal Gear y vi, no sé, Dr Strangelove, o sea son influencias ineludibles y formas también de hacer frente a la violencia, la corrupción o el aburrimiento de tu entorno, los videojuegos han sido grandes compañeros y he pasado tardes enteras dedicadas a Dostoiveski, Lezama Lima, Don Delillo como a juegos de Capcom, Snk, Squaresoft o Bandai. Random atiende por tanto a la música que es parte del OST personal que evoca y gatilla la memoria de una de las voces del libro y a la par lanza esquirlas de la violencia de nuestro continente a la luz de una mirada infantil y parcial, que no alcanza a comprender el mal absoluto pero junto con eso y el fracaso de nuestro oficio, que se esfuerza por entender y sobreexplicar las cosas con el mecanismo trunco del lenguaje, están los viajes físicos y los tránsitos virtuales, ambos son Warp Zones como las que utilizamos en Mario para adelantar niveles o esquivar un final boss.Ciertas decisiones diarias a la hora de educar a tu hija o decidir el camino que tomará un relato, pueden ser tan cruciales como llevar un healer en tu party.
2) Sigamos en el tema de los referentes pop, has mencionado que eres un coleccionista de figuras y en tu texto SOMA publicado en Chile por Pez Espiral, también abordas el tema con unos pequeños textos llamados “Momentos Random”. ¿Cómo vinculas estos mundos que parecen tan disociados, la literatura y la cultura del fan?
Siempre he pensado en mí lector como un fan, yo mismo soy un fan, de Alan Moore por ejemplo o de Reinaldo Arenas, son autores a los que siempre vuelvo cuando hablo con un amigo de literatura o pongo un ejemplo en una de mis clases, claramente cuando escribo también vienen a mí mis gustos y obsesiones, no es secreto que tengo una colección de figuras de Marvel y Final Fantasy de más de 1000 figuras.Por tanto, a la par de mi mundo como padre, escritor, editor y lector hay un mundo de ñoño que va a ferias de las pulgas, compra y encarga figuras por Ebay y más delirante aún, le dedica espacios en una repisa como también lo hacemos los escritores con los doctos tomos, y en ambas veredas tengo amigos requemados, ya sea con la idea de ser un poeta consagrado o hipotecar la vida por su escritura, como gente que me es afín y raya con los juegos de rol o los comics de superhéroes, gente que lee mucho también pero no necesariamente lo mismo que yo sino best sellers de fantasía, sin embargo respeto ese mundo y sus códigos, pero también no puedo negar que me entrega material a parodiar o para generar una reflexión, o sea por ejemplo, qué diferencia hay entre un ñoño sobreintelectualizados y literatosos que va a congresos que duran una semana y se mama días enteros de ponencias con un fan que va a la comicon y hace cosplay.Hay poetas por ahí con zapatos de charol, gabardina, boina y bigotes ridículos, o sea para mí son la misma mierda y bien puedo compartir mesa y charlar con un loc@ tirando frases de Marv de Sin City u otro haciendo mixes depoemas dePablo de Rokha en medio de su curadera. Tampoco creo que sean cosas que se excluyan, claro los fundamentalismos siempre son detestables y en momentos random de SOMA como en Random, juego con esa delgada línea, y no soy el primero en todo caso, Umberto Eco es un declarado fan de Bond y mucha gente del Oulipo eran unos tremendos ñoños, Jodorowsky es antes que un buen poeta o narrador, (la verdad es muy malo en eso), un gran director de cine y un maestro en los guiones de comic, lean los Metabarones y por último Bolaño que satiriza a los críticos en 2666, era un coleccionista de piezas tipo Warhammer. Es lo que somos y no hay más misterio que eso y si uno no puede burlarse de lo que es o le rodea, cómo sobreviviríamos al colegio y luego al tedio diario de ser adultos.
3) En una crítica que apareció en LUN, Patricia Espinoza señala: “Rojas Pachas construye con rigor y profundidad una trama cuyo vector central es la violencia inserta en lo más profundo del tejido social. Random logra concitar un repertorio de microficciones por donde el mal avanza sin contemplación alguna, llegando incluso a contaminar la figura del escritor, de quien ya no se puede esperar que esté del lado de lo alto o sublime, sino que se ha convertido simplemente en otra figura de infamia”. Claramente explotas la biografía en la novela, cómo se condice esa noción del fracaso del escritor con tu labor como editor, que es otra faceta importante de tu trabajo literario.
Creo que en algún momento haré un diario de infamias y expondré muchos de los viajes grotescos a los que me he visto sometido porque escribí y más aún porque edité. Lo que voy a confesar ahora, es una opinión personalísima con respecto a la escritura y el arte en general, me parece que no hay quintaesencias, sólo caos e impureza y quien todavía piensa en el sublime rol del poeta o la responsabilidad y compromiso ético a ultranza del narrador militante, es un ingenuo o un trasnochado, esto no significa que yo crea que no hay una ética en lo que se hace como escritor, claro que la hay y es crucial en mi trabajo por fortalecer una comunidad creativa en el norte, pero más allá de eso que uno hace por pasión, también hay mucho desencanto y amargura.En ese sentido, donde otros ven nobleza al máximo yo veo hasta el hartazgo corrupción y operadores culturales que quieren medrar, y ante eso es imposible no sentir asco, y como mi escritura es impulsada mayormente por la desazón y la rabia, claro que tiraré dardos contra poseros y aprovechados, prima donnas y profetas al uso, un poco el sentir de la canción de Lennon “Give me some Truth”. Claramente hay personas geniales con las que me he topado por la escritura y la edición, ell@s se han vuelto mis hermanos, pero son pocos y eso los hace más especiales, para el resto, los que están en esto para cosechar fama o pagar favores de todo tipo, sólo me queda el total desprecio y el usar las armas que tengo, mi escritura a nivel personal y en el medio, la editorial como una forma de crear un catálogo que será hogar para otros freaks como yo, que están en constante oposición, repensando las cosas.
4) El tema del viaje es esencial en Random, el personaje parece estar siempre en tránsito, no sólo de modo físico entre aeropuertos, controles de aduana y terminales de bus, sino también pensemos en una mente errática que pone a prueba la atención y las capacidades de interactuar del lector tradicional. Háblanos de eso.
El libro de algún modo está en directa relación con su contexto de producción, me tomó 4 años más o menos y fue escrito en seis meses entre aeropuertos y terminales que fueron dándole atmósfera, en esos entornos de extrañamiento, lejos de la familia, en pasillos clínicos que no tienen un horario normal, pueden ser las tres de la mañana pero un duty free está ahí ofreciéndote chucherías, se fue gestando Random y sus vicisitudes, luego el proceso de corrección fue un poco más sedentario y largo, como suelen ser los procesos de corrección en que la idea matriz muta y se desborda, sin embargo, siempre llevo conmigo el notebook y ahí mientras edito a otros, diseño una portada o termino de concretar alguna actividad de la editorial como la participación en una feria o el lanzamiento de x libro, hago una pausa, veo alguna película o serie y luego continuo revisando mis textos, por eso en el fondo se mixturan todos los viajes, mentales y físicos y esa experiencia a la que me sometí es la misma que pretendo transmitir al lector. Junto con eso está el viaje mayor, que está sentado por los tracks y la escritura, pues todos tenemos un OST que nos acompaña, y va determinando o dando carácter a los momentos que sufrimos, al escribir Random, siempre tuve en mente eso, este libro tiene que tener un soundtrack, porque el viaje random con o sin escalas, empieza desde el momento en que cruzas la puerta de tu casa y pones play a un dispositivo que acompaña todos los traslados, como en los juegos de rol, quien ha jugado Zelda o Final Fantasy, que son grandes historias de viajes, saben que no sería el mismo juego si sacamos de la ecuación las melodías en 8 bits. En definitiva random es un juego de muchas puertas en las que entras y sales como sucede con los recuerdos, como ocurre en los stages de todo videogame en los cuales tomas decisiones precipitadas para sobrevivir, y esas decisiones y ese viaje que emprendes es el que te permite levelear y luego al mirar hacia atrás decir, ese boss era una cagada, y uno siempre regresa o al menos lo intenta porque no se trata sólo de mirar hacia adelante, sino también de recordar y amar, y ahí entra a taller la escritura.
Fragmentos de Random.
105. Brainiac-Martian Dance Invasion…2:16
(Vale preguntarse cómo llegue a esto) lo he hecho muchas veces… he pasado tardes enteras y muchas noches… buses y pensiones rodeado de personas, algunas que se dicen muy parecidas a mí… otros fenómenos hipersensibles… pero termino hartándome de su mierda… demasiados niñitos bien jugando a ser rockers… muchas punketas al pedo, góticas teñidas de fucsia o verde invitándote tragos, compitiendo contra la falta de hombría de sus pares masculinos, cuando al final eso las excita… tanto como tirar sobre la mesa más billetes para más trago y largar citas de algún libro perdido de Onetti o alguna frase inteligente de Woolf, Sarah Kane, Pynchon o Guattari, que sé yo… listas con todas sus armas para arrancarle el corazón a esos Donny Darkos y Mark Rentons wanna be… aunque al final, pese a ser tan snobs más allá de su marginalidad, patéticos dentro de su pose alienada y su cultismo pop, todos juran ser americanistas… lo he visto en todos los rincones… desde bares en Vicuña hasta sucuchos en Trujillo, en cementerios de Oaxaca y Ferias del libro en Frankfurt… se lavan la boca con residencia en la tierra y el popol vuh, Churata y la recuperación de los mapuches y el aymara y cuanta mierda quieran rescatar del olvido y ajustar a su moda …
4. David Bowie – Starman…4:20
La conocí en un taller de poesía de la universidad… estudiaba psicología, luego se cambiaría a medicina, le regalé un cuento que había escrito y enviado a un concurso…yo acababa de llegar a literatura, me gusto en el acto… al verla pensé… no es lo mismo salir de un cuarto que… cada vez que cruzo una puerta pienso lo mismo, por qué no fundamos ese lenguaje y ese mundo extraño para los dos, demasiado bueno para ser real.Su padre nos encontródurmiendo en la habitación que ella arrendaba en la ciudad…. Escuchábamos a bowie abrazados y sin ropa, creíamos que estábamos por encima de todo y todos… creo que eso le molestaba a su padre… por eso decidió llevársela… ella dijo no creer en la culpa… pero al final los argumentos de su viejo pesaron… y se largó… jamás respondió a mis llamadas, ni siquiera un correo… dejé de intentarlo… así como dejé de esperar lo mismo de mi padre en un momento… creo que esa ausencia es al final la escritura más generosa de todas… al llegar a cada estación o aeropuerto, a veces al mediodía yotras tantas de noche (los extraño y para no olvidarlos trato de dedicarles alguna línea, quizá a eso se refería ella con crear un lenguaje y un cuatro propio para albergarlos a todos… una pieza menos cerrada que aquella habitación de enfermo que tuve de niño con un televisor, unos gijoes y un nintendo con sus controles cuadrados como único contacto con el mundo)
154. The Stooges – I wanna be your dog…3:10
…Probablemente le doy demasiada importancia a la situación, sólo debo cumplir con mi tarea, presentarme a la entrevista, lucir inteligente como decía Ingrid, hablarles del proyecto, leer con los consagrados… posar para la estúpida foto y entregar los premios a los poetas participantes como lo haría un buen jurado… leer tu poesía, lucir en la foto… hablar de poesía… de tu llamada generación y la necesidad de no nominarla así pues no es tal… negar todo… empezar de nuevo… crear al momento un canon de talentos alternativos… y hundir a otros en el olvido… ser rebatido, poner el ensayo sobre la mesa… enojarte, reír, todo es parte del mismo circo… hacer el taller para los universitarios, algunos tienen tu edad, otros son mayores pero se comportan como idiotas… posar junto al consagrado… cumplir tu rol de destacado escritor emergente… cerrar la boca, cerrar los ojos… escuchar al consagrado… dormir… darte cuenta de lo imbécil que es… confirmar en vivo lo que tus lecturas ya te habían confirmado… desafiar al consagrado… cerrar el cuaderno,… dormir, consagrarte… dormir… insultar al consagrado sin que se dé cuenta… y recordar… escuchar a las chicas y chicos reír, ser observado en cada frase y movimiento… dormir recordando, y en sueños seguir con la misma inútil tarea de escritura…borrar y empezar de cero… cerrar la puerta… olvidar los caminos directos… las rutas u horarios…
98. David Bowie –Space Oddity…5:04
Una tarde no aguanté más esos hola y adioses silenciados… tomé un bus y fui al encuentro de ella, sabía que era algo riesgoso, una puerta y un final boss que sería difícil de cruzar… viajé muchas horas sin una dirección exacta sólo un número de celular de hace dos años. Al llegar a destino, busqué unas monedas al fondo del bolsillo interior de mi chaqueta, durante las veintidós horas de viaje no pude dormir, leí hasta que apagaron las luces y luego escuché música procurando no pensar demasiado en el futuro…
77.-Nirvana-Come as you are…3:46
Siempre estamos leyendo y repitiendo las mismas parodias, los mismos chistes, errores y aciertos como máquinas del pastiche, a veces mezclamos los códigos, los devoramos con desesperación, nos atragantamos y si tenemos suerte, conseguimos alguna ocurrencia inesperada, una imagen de catedral con el audio de la pandilla salvaje de fondo… un epígrafe como autógrafo, un raspado inconsciente, qué sé yo… Hago esto por aburrimiento, insatisfacción, placer, porque no sé hacer otra cosa y no puedo entender la vida sin entender primero los balbuceos y garabatos que propician un cruce de miradas… un par de jeans ajustados en un rico culo, hay que decirlo… una señora barriendo el terminal con una violencia implosiva, un gringo revisando su agenda electrónica… buses que llegan y otros que parten, un cartel de piso mojado con un hombre de palotes cayendo con los brazos al aire… carteles, guardias hechos en serie, vestimentas hechas en serie, pies que caminan, niños que aprenden a subir escaleras de forma imprudente… un espectáculo hermoso y artificial como el desayuno en la cafetería, como el techo del terminal y su arquitectura y la sonrisa de la vendedora de pasajes… todo es poetizable… todo es digno de ser narrado porque nada importa, nada existe y espera tan sólo un nombre, una voz que le da movimiento aunque sea con el artefacto trunco y miserable de la escritura… lo otro es puro pajeo…

domingo, 5 de octubre de 2014

[Imposturas y tránsitos en la nueva literatura del norte de Chile]. Por Daniel Rojas Pachas en La Calle Passy 061


Suele pensarse que la literatura creada en el norte de Chile está atada a una estética melancólica ligada al trabajo minero y el paisaje del desierto, sin embargo, Daniel Rojas Pachas nos dice que la situación es mucho más compleja y rica en cruces y migraciones: primero, los derivados del intercambio entre las ciudades fronterizas de Bolivia, Chile y Perú y, luego, por los diversos mecanismos y procedimientos que transgreden géneros y realidades.



sábado, 4 de octubre de 2014

Entrevista a Daniel Rojas Pachas y otros autores en el Mostrador en relación a la Primavera del Libro

Primaverea-VLC


por 


Fuente: http://www.elmostrador.cl/cultura/2014/10/03/autores-de-regiones-le-declaran-la-guerra-a-santiago-en-santiago-mismo/

“Santiago no es Chile: una visión regionalista”, se llama la mesa de debate donde mañana cuatro autores de varias generaciones discutirán el tema del centralismo literario, en el marco de la feria de editoriales independientes Primavera del Libro, que termina el domingo.
El encuentro será a las 17:00 horas en el parque Bustamante (Metro homónimo), e intervendrán autores nortinos y sureños como Omar Lara, Daniel Rojas, Óscar Barrientos y Rosabetty Muñoz, con la moderación de Diego Álamos, escritor y editor de editorial Chancacazo.
La actividad es organizada por la Asociación de Editores de Chile y la Cooperativa de Editores de la Furia… y seguramente más de algún capitalino saldrá trasquilado.

PRECARIEDAD Y OTRAS HIERBAS

Para los que se quejan que en Chile (véase Santiago) se lee poco, vaya este dato: se estima que el 80% de las librerías del país están en la capital, aunque por otro lado hay que reconocer que el Estado ha hecho un gran esfuerzo de inversión en bibliotecas públicas en regiones, como la de Antofagasta, la más grande del país. Pero aún así, el diagnóstico de los extracapitalinos no es demasiado alentador.
¿Cuál es el estado del medio literario –autores, editoriales, grupos literarios- fuera de Santiago?
Omar Lara
Omar Lara
“Precario”, responde Lara (Nohualhue, Región de la Araucanía, 1941), con décadas de experiencia en su región, entre otro como creador del legendario grupo Trilce. “Se hacen cosas pero se hacen con limitaciones terribles, temores, inseguridad, desprecio de los mayores que son la capital”, comenta. Y dispara: “Allí va todo o casi todo el combustible monetario y de difusión y distribución nacional e internacional. Hay muchos ejemplos, menores y mayores”.
“La piedra de tope es la distribución”, agrega. “Pero hay más: el apoyo real -no real- de las instituciones. El Fondo del Libro tiene un concurso de adquisición de libros hecho a la medida de las grandes editoriales o de aquellas no tan grandes pero convenientemente apitutadas. El Fondart es fatal. El Fondo del Libro es fatal. No puede haber en un país decente, no puede haber una cultura, una gestión cultural, una política cultural basada en concursos. Es casi un chiste, cruel, pero chiste”, remata.
“El principal problema de las regiones es la precariedad de la infraestructura cultural que rodea a la editorial”, destaca Rojas (Arica, 1983), con una década de experiencia en la reconocida revista y editorial Cinosargo, entre otros.
Critica la carencia de ciertos actores esenciales como el distribuidor, los programadores de centros culturales “y estos espacios que finalmente son esenciales para talleres, ferias alternativas…”. Ni la prensa se salva: “en provincias los diarios regionales no tienen críticos especializados, en algunos casos ni siquiera una página de cultura”.
Otro obstáculo son los libreros “y para nosotros la distancia con los centros de distribución que hay en Santiago”.
“No lo digo llorando, es la realidad. Un editor de Santiago toma un metro y lleva una caja y en una mañana de recorrido coloca los libros en varias estanterías y del mismo modo puede ir tocando puertas, dejando los libros con los críticos. Y si estudió con ellos o los conoce porque se topan en los mismos espacios de socialización que el arte genera mucho mejor. Nosotros tenemos que hacer todo eso por mail, por correo, sortear las aduanas”.
Y sintetiza: “la gran diferencia con Santiago es que quien decide editar en esa ciudad tiene todo el circuito armado y puede dedicarse a ser editor, en cambio en provincias hay que hacer de todo, ser desde editor, corrector, distribuidor, librero, gestor… y eso agota y genera caudillismos”.

OMBLIGUISTAS

Barrientos (Punta Arenas, 1974) también es lapidario en su análisis y califica de “medio ombliguista” al medio literario nacional.
Oscar Barrientos
Oscar Barrientos
“Pienso en el canon metropolitano, considerando a Santiago como otra provincia”, reflexiona. “Se ha ido construyendo hace ya tiempo una literatura que completa la idea de país, hablo de (Marcelo) Mellado, (Claudio) Geisse, (Daniel) Rojas Pachas  y otros. Creo que la estructura de reproducción de la distribución desigual  económica es análoga en la cultura. Nuestra opción como escritores territoriales es fabricar peligro, fracturar el canon”.
Como principales obstáculos, este escritor sureño apunta a “el sectarismo, el prejuicio”.
“Se busca en el escritor de regiones el investigador de la cultura, el folklorista, el representante de lo típico”, acusa. “Eso es eurocéntrico. Quiero hablar de provincias cosmopolitas como la mía y de una literatura que se erija frente a su historia”.
Un reflejo de lo lamentable de la situación es el estado de muchas editoriales de provincia, al menos en la Región de Los Lagos y Los Ríos. De eso da fe  Muñoz (Ancud, 1960), poetisa y profesora de Castellano.
Rosabety Muñoz
Rosabety Muñoz
“No hay sellos editoriales de trabajo permanente”, lamenta. “Esporádicamente presentan un libro algunas como La Bauda en Ancud, por ejemplo. Han desaparecido varias editoriales, sólo se sostiene El Kultrún en Valdivia con un catálogo amplio que suma más de cien títulos”, afirma. “Y ahora, veo con esperanzas, la reaparición de las Ediciones de la Universidad Austral de Chile, en cuya página se anuncian interesantes aportes a la cultura nacional para los próximos meses”.
Sin embargo, al parecer esa es una situación puntual.
“La mayor de las dificultades, en términos de publicaciones, ha sido la circulación, desde hace décadas”, cuenta. “Hay ediciones bellísimas, libros premiados a nivel nacional, libros que han tenido una buena crítica, pero no se encuentran en las librerías, no circulan mano a mano más allá de la región. Muchos libros de El Kultrún han tenido esa suerte”.
También apunta a la prensa. “No tienen interés por la cultura local y sólo fijan la atención sobre los artistas regionales cuando han sido ‘legitimados’ a nivel nacional”, critica. “Lo mismo pasa con los lectores en general: buscan y leen autores que se recomiendan desde centros mayores de circulación de las obras como Santiago”.

FOCO IRRENUNCIABLE

“La capital, para el universo de las redes y el espectro editorial, es un foco irrenunciable”, admite Álamos (Santiago, 1979), que ha vivido en Valdivia y Limache. “He publicado a varios autores de región, en realidad es la mayoría, pero han llegado a vivir a Santiago ya sea por estudios o en la búsqueda de oportunidades que parece tener la ciudad”.
Para él la capital efectivamente es foco gestión cultural, “pero no se llega a regiones, sólo lo simula; es como ese dicho santiaguino ‘aquí en Chile’, cuando se quiso decir ‘aquí en Santiago’, o viceversa”.
“El obstáculo central es que la edición está tomada por escritores fustrados, intelectuales sin academia, y no existiría preparación suficiente para enfrentar, en su terreno, a la mercadotecnia del libro”, asegura. “Salvo excepciones, las vitrinas del Drugstore -fortín literario santiaguino- son todas, a veces sin excepción, libros extranjeros; en otras palabras, Chile tiene esta seria particularidad, nos gusta vender materias primas, que se lo lleven todo; pero un producto creado y acabado en Chile… es sospechoso”.

¿CAMBIOS?

Obviamente, algo tiene que cambiar. “Creo que hace falta una política descentralización real, pero no de parte de Santiago, sino de los agentes culturales locales”, opina el ariqueño Rojas, que ha hecho un gran trabajo de conexión con los medios literarios de países como Perú, Bolivia, Ecuador y Cuba, entre otros. “Siento que la gente encargada de cultura en el ámbito institucional en la región es muy cómoda o sólo cuidan su pega”.
Daniel Rojas
Daniel Rojas

Pone como ejemplo el vínculo que, en su caso, se ha desarrollado con Arequipa, la segunda ciudad más importante de Perú, y que está a penas seis horas en carretera de Arica.
“Nosotros trabajamos con editoriales y autores, libreros y programadores culturales de esa ciudad desde el 2006, pero recién hace un mes (las autoridades culturales regionales) como gran cosa nos dicen, ‘firmaremos un convenio para ver la posibilidad de que participen en la Feria del Libro de esa ciudad’, cuando estamos participando de ella desde la inauguración de ese espacio hace cinco años”.
“Creo que ese es el problema, mucha burocracia y gasto erróneo de recursos, no están las personas adecuadas en los cargos, eso entorpece”, dice. “Entonces hay que privilegiar la autogestión”.
Para este autor nortino, si los fondos locales se utilizaran con inteligencia, algunos pasos naturales serían más efectivos.
“El provincianismo en términos peyorativos, es mental, no geográfico, necesitan salir de la oficina”, sentencia. “Nosotros estamos en este momento armando un corredor activo con Cochabamba para tener todo el año un intercambio fluido de artistas, generar talleres y hacer un centro cultural itinerante, en vista que Arica, desde que es región pese a tener más de doscientos mil habitantes y muchas agrupaciones de arte en múltiples áreas, no tiene un centro cultural, sólo un teatro municipal que lo usan para graduaciones  de liceos”.
“Deben empezar a escuchar a los que saben, de lo contrario uno sigue creciendo en su rubro, en mi caso la edición, pero es la comunidad la perjudicada, porque por mucho que uno quiera, no puede hacer todo”, remata.

MÁS DESCENTRALIZACIÓN

Para la chilota Muñoz, la descentralización de las decisiones y los fondos es clave. “Sería positivo, por ejemplo, que hubiese mayor conocimiento de los medios locales para tomar decisiones sobre los proyectos que conviene financiar  en las regiones según las demandas y proyecciones locales”, señala. “En algunas será necesario fomentar la lectura; en otras se podrá dar mayor impulso a la creación, en otra a la formación de público y lectores”.
En su opinión además es necesario concentrarse en el papel de la educación. “De las salas de clase ha ido desapareciendo la literatura, la buena literatura y eso es muy grave. Replantearse el currículo en la clase de lenguaje con acento en la literatura regional sería un aporte”.
“Creo que la actividad literaria tiene que volcarse a las regiones, intentar encontrar allí, lejos de su espacio de seguridad, a su público”, estima Álamos. “Salir, eso propongo; la comunidad editorial debe encontrar nuevos lectores y lectoras; no lo digo con un ánimo expansionista, sino que la región reconozca que gran parte de sus autores y autoras son originarios de su espacio geográfico; el hecho de escribir -y leer- te transforma en más citadino que cualquiera”.
Primavera-del-libro-2
Destaca que en regiones ya hay proyectos editoriales notorios, como Cinosargo (norte de Chile) o Inubicalistas (Valparaíso).
“Son muy interesantes las relaciones industriales que se producen en regiones, siento que no están tan contaminados todavía con la bestia de la producción en serie”, comenta. “La estrechez del mundo aparente trae consigo una manera de reaccionar menos apoteósica y expansiva; en definitiva, con los autores regionales y la industria editorial regional se puede conversar, mientras que en Santiago no se alcanza a veces ni a eso”.
Para Álamos hay que fortalecer la industria editorial, estimular la producción y la lectura; profesionalizarse en el extranjero, crear redes para la proyección de la literatura nacional.
Y pide “más Fondo del Libro, más Observatorio de la Lectura, más recursos, más lectura local en las escuelas, menos IVA, más ferias regionales, más becas de creación, ojalá con pasantías en regiones, más concursos, mayores compras del Estado pero que involucren el movimiento de los escritores y escritoras, más espacio en librerías, más librerías”.
Y más prensa.
“Sí, más prensa, porque está claro que, a este nivel, no sólo prima la mala voluntad del crítico de turno; todavía en Chile -o en Santiago- se cree en la gallina de los huevos de oro, es decir, que va a llegar ‘alguien’ y todos se pondrán a leer como por arte de magia; leer es conversar, es tener tiempo”.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...